viernes, 9 de agosto de 2013

La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica (Walter Benjamin)

https://www.dropbox.com/s/4ecb1lfeosc28z5/Comentario_1.pdf

                El cambio en el comportamiento incide de manera directa en el pensamiento, esto explica el cambio que propició la reproducibilidad técnica sobre la concepción del arte. Fue en este momento cuando se descubrió que lo que otorga el aura a una obra no es su técnica, sino el contexto e intencionalidad con la que se creó, por tanto el arte por el arte está vacío y debe necesariamente llenarse de contenidos sociales que confieran sentido y autenticidad a la obra. Es decir, su significación está por encima de su ámbito artístico. Esto explica que dentro del expresionismo abstracto podamos encontrar un estilo, el action painting donde aparentemente el dripping se realiza aleatoriamente, pero sin embargo los colores empleados tienen una intencionalidad expresiva. Este movimiento manifiesta una ruptura propia de las vanguardias del siglo XX contra el arte academicista que le precede.

               Una copia de una obra original pierde valor artístico porque carece de aura, a diferencia del original que fue pintado en un contexto determinado donde el mensaje cobra más fuerza. Es más, la interpretación de una obra es diferente según la época en que se conciba. Los públicos de la época en que se elaboró la obra interpretan de manera más fiel el sentido de la obra que nuestros coetáneos, y si vamos un paso más allá, podríamos decir que el sentido auténtico de la obra lo siente de una manera más fiel el autor que ninguna otra persona. También cabe añadir por contraposición a la idea inicial de este párrafo que la obra original en sí misma es a su vez una copia de la realidad que percibimos a través de nuestros sentidos, que a su vez no es más que una interpretación de la realidad que se ve limitada por nuestras capacidades físicas. Por tanto hablaríamos de reinterpretaciones originales de la realidad.

               Entonces en una época donde todo es reproducible y lo que importa es la significación de la obra  podríamos llegar a considerar un spot publicitario, que no a la publicidad, como una obra de arte, puesto que emplea técnicas artísticas en su producción.

            Siempre ha habido una dicotomía entre la parte creativa y la parte rentable de los productos,  aunque en este texto se trate la reproducibilidad técnica de una obra como la destrucción de la autenticidad y del aura  de la obra, desde un punto de vista antropológico-sociológico, contribuye al desarrollo social y sin ella la sociedad de consumo no sería sostenible, masiva, ni comercial. Hacer llegar la cultura al gran público es caro, (se sirve de la tecnología para abaratar costes) pero necesario para mantener el orden social, pues hemos aprendido que es importante para nosotros cumplir las expectativas que la cultura de masas difunde, si no lo haces se te aplica la etiqueta de desviado social.

               Al principio fue la televisión quien copiaba la realidad, para pasar a ser la realidad la que hace uso de los estereotipos proyectados en la televisión. O’Brien, un personaje de la novela 1984 de George Orwell afirma: “La realidad está en la mente, en ningún otro lugar” los medios tienen la capacidad de hacernos vivir como real algo que no lo es. Tiene capacidad de construir nuestro imaginario de la realidad. Nos transmiten una representación prefabricada que asumimos como realidad. Llega incluso a ser capaz de mostrarnos mediante la tecnología cosas que el ojo humano no es capaz de captar. La naturaleza que percibe la cámara es diferente a la que percibe el ojo (ej: macro, exposiciones muy largas, reducción del movimiento, etc).

No hay comentarios: