domingo, 5 de octubre de 2014

Unos rugen y otros mecen

Todo verso es deseo.
Y toda proyección: anhelo.
El folio en blanco:
la peor ofensa.

¡Vamos! no temas,
gira, da vueltas,
salpica y pisa los charcos.
Dame tan solo un verso.

Y mientras tanto,
las bestias rugen sus cánticos.
Escuchando el sordo eco
de su propio vacío.

¡Que las flores se pudran! pero tú...
continua tu discurso carismático
aun a riesgo de letal ataque asmático
si se tornan las palabras en caricias.

No hay comentarios: